El Feminismo Capitalista y Todas las Mentiras Que lo Acompañan

Las innumerables denuncias de agresión sexual cometidas por el productor de Hollywood Harvey Weinstein, han ayudado a exponer la naturaleza explotadora y manipuladora de otros hombres en el poder. Sin embargo, todos los hombres no son el enemigo, al igual que no todas las mujeres son nuestras aliadas. El movimiento #MeToo #YoTambien ha llevado a muchas mujeres en los medios a protestar por la mala conducta sexual y la devaluación de las mujeres en el lugar de trabajo, lo que ha estado ocurriendo durante años.

Este año, Oprah Winfrey recibió el premio a los logros de por vida Globos de Oro y dio un discurso que atrajo a los medios de comunicación que exhortó a las mujeres a hablar y decir “Ya no más” a estas prácticas de explotación. Los medios de comunicación han creído que ella eventualmente podría postularse para presidente, pero la pregunta crítica que tenemos que hacer es ¿por qué ahora? Oprah Winfrey ha sido durante años una herramienta capitalista para las mujeres y ha utilizado su plataforma para engañar a las masas y hacerles creer que si crees puedes lograrlo en este sistema, lo que a su vez ha ayudado a construir su imperio de miles de millones de dólares.

Al enfatizar la importancia del Movimiento #MeToo, Oprah habló sobre Recy Taylor, una mujer negra que fue violada por seis hombres blancos mientras caminaba hacia su casa desde la iglesia en 1944. La historia de Taylor no es nueva, pero es significativa porque no se quedó callada y fue a la NAACP donde Rosa Parks abogó por ella. Aunque sus atacantes nunca fueron enjuiciados, Oprah sintió que era importante agregarla al discurso debido a lo triste y culturalmente relevante que sigue siendo su historia para las mujeres de todo el mundo. El discurso de Oprah puede haber sido efectivo para atraer a las masas con el movimiento #MeToo y agregar otro hashtag de moda como el lema #TimesUp, pero ¿se le puede considerar realmente como a las mujeres de clase trabajadora?

La realidad es que Oprah es amiga de Harvey Weinstein, al igual que Hilary Clinton. Clinton guardó silencio acerca de él, y realmente salvó a un asesor de la élite del despido debido a su mala conducta sexual.

Las protestas masivas y la indignación en los Estados Unidos han comenzado desde la elección de Trump el año pasado. Este año marcó la segunda marcha anual de las mujeres, donde aquí, en Los Ángeles, aproximadamente 600,000 personas salieron a las calles una vez más en protesta contra el régimen de Trump, parte de una movilización de más de cuatro millones en total. El PCOI también estuvo presente, distribuyendo más de mil copias de nuestro periódico Bandera Roja. Las mujeres se enfrentan al sexismo, pero solamente derrotaremos completamente al sexismo en una sociedad comunista.

El final de la marcha en el ayuntamiento de Los Ángeles se vio a actrices famosas y funcionarios electos llamando a los manifestantes a registrarse para votar. La clase dominante, temerosa de la ira de los trabajadores, está desesperada por canalizar esta furia hacia la política electoral. Hemos intentado esto. Nuestro partido, habiendo aprendido del pasado, sabe que estas luchas de reforma solo terminarán en el status quo. Necesitamos el comunismo ahora, no otro político u otro hashtag.

Los comunistas hombres deben liderar a otros hombres en la lucha contra el sexismo. Los hombres deben ver a las mujeres como camaradas y no solo como objetos de placer sexual y como cuidadoras de niños. Las mujeres desempeñan un papel principal en nuestro partido y jugarán un papel importante en el mantenimiento de una sociedad dirigida por la clase trabajadora. Sabemos que no se puede votar por alguien y esperar que una mujer u hombre haga lo que requiere la lucha colectiva de hombres y mujeres. Solo cuando los hombres y las mujeres de la clase trabajadora logren este avance, comprendiendo que los funcionarios electos, ya sean hombres o mujeres, no tienen el mejor interés por nosotros en el corazón, podemos realmente vivir en una sociedad donde hombres y mujeres puedan vivir y trabajar juntos como iguales. Ese mundo es comunista y todos necesitamos luchar por nada menos.

Primera página de esta edición

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail