Revolución en Alemania, 1918-1919 (Parte II)

Hoy, Movilicemos Directamente para un Mundo Comunista

Soldados y Marineros se rebelan – Berlin diciembre de 1918

Los socialistas alemanes que se aferraron a la línea de la revolución obrera durante la Primera Guerra Mundial rompieron con los Socialdemócratas pro-guerra (PSD) en 1916. En abril de 1917, mientras los comunistas luchaban contra los socialistas por el liderazgo de la Revolución Rusa, sus camaradas alemanes formaron el Partido Socialdemócrata Independiente” (PSDI).

Para enero de 1918, los bolcheviques (comunistas) consolidaban el poder en Rusia. En Austria-Hungría, los obreros industriales izquierdistas lideraron a cientos de miles en huelgas políticas que exigían un final incondicional a la guerra. Los líderes sindicales socialdemócratas se apresuraron a ayudarles a los capitalistas a restaurar el orden.

En Berlín, más de un millón, muchos dirigidos por el PSDI, se declaró en huelga contra la guerra. Decenas de miles se fueron a la huelga en más de 50 otras ciudades. En menos de un año, el PSDI llegó a tener 120,000 miembros.

El emperador alemán estaba perdiendo el control. En octubre, formó un gobierno liberal, incluyendo a los líderes del PSD. El comunista encarcelado Karl Liebknecht llamó a la formación de soviets obreros y soldados (concilios).

Cinco mil trabajadores marcharon con el PSDI en Berlín con el lema: ¡Derrocar al gobierno! Los marineros de la armada se amotinaron en Kiel. Cuarenta mil marineros, soldados y obreros se organizaron en soviets. Las manifestaciones y huelgas generales se extendieron a otras ciudades portuarias.

La Revolución Alemana había Comenzado.

Las rebeliones se extendieron por toda Alemania. Se formaron más soviets. La monarquía bávara fue derrocada. En Munich, una coalición del PSD, el PSDI y la Liga Campesina declararon una república.

En Berlín, también, una república reemplazó a la monarquía. El socialdemócrata Ebert se convirtió en canciller. Su coalición PSD-PSDI declaró su intención de “implementar el programa socialista”.

Los capitalistas alemanes se rindieron y pusieron fin a la guerra. El gobierno socialista convocó elecciones para el 19 de enero de 1919. Prometió “medidas inmediatas de socialización”.

Pero el auge revolucionario continuó. Los ataques políticos comenzaron en Sajonia y el Ruhr industrial. El 23 de diciembre, una unidad militar élite que incluía marineros radicales de Kiel se amotinó en Berlín.

Ebert se había aliado secretamente con los generales imperiales para “acabar con la anarquía y el bolchevismo”. Ahora organizaban el Freikorps anticomunista, dirigido por ex oficiales. Los Freikorps intentaron pero no aplastaron la rebelión.

Los líderes del PSDI renunciaron al gobierno de Ebert. Más importante aún, comunistas y socialistas izquierdistas se reunieron el 29 y 30 de diciembre y formaron el Partido Comunista de Alemania (PCA).

¿Democracia o Revolución?

El PSD ya había instado a los trabajadores a atacar a los bolcheviques alemanes: “El socialismo no puede ser erigido con bayonetas y ametralladoras. Si va a durar, debe realizarse por medios democráticos… Por lo tanto, debemos trazar una línea divisoria gruesa y visible entre nosotros y los bolcheviques “.

El Manifiesto Espartaquista (1918) hizo eco de esta línea. La pregunta, decía, era “democracia burguesa o democracia socialista. Para la dictadura del proletariado… significa usar todos los instrumentos del poder político para lograr el socialismo… “

El nuevo PCA luchó amargamente sobre si participar en las elecciones de enero o luchar por el poder en las calles. Rosa Luxemburg y otros lucharon por las elecciones y la “democracia socialista”. Pero los comunistas revolucionarios obtuvieron una resolución para prepararse para la insurrección armada.

Días después, el gobierno del PSD despidió al jefe de policía Eichhorn, que había apoyado a las tropas amotinadas en Berlín. Se estima que 100,000 personas marcharon en protestas.

Un volante comunista proclamó: “El comité revolucionario abajo firmante, que representa a los trabajadores y soldados revolucionarios, proclama la destitución [del gobierno]. El comité revolucionario abajo firmante asume provisionalmente las funciones del gobierno”.

El grupo de Luxemburgo, por el contrario, insistió en “evitar [todos] los lemas que podrían llevar al derrocamiento del gobierno en este momento”.

Pero el “Levantamiento de Espartaquista” estaba en marcha. Los trabajadores y los soldados montaron barricadas en las calles. Sin embargo, no intentaron tomar el poder. Había una gran diferencia entre huelgas políticas masivas y rebeliones (por un lado) y la revolución.

Una vez más, Ebert llamó al Freikorps. Esta vez, la rebelión de los trabajadores fue aplastada. Luxemburg y Leibknecht fueron asesinados.

El PCA boicoteó las elecciones del 19 de enero. Los socialistas obtuvieron el 45% de los votos, y Ebert se convirtió en presidente de la República de Weimar. El segundo Congreso nacional de los Concilios de Obreros, Campesinos y Soldados apoyó esta república burguesa.

La lucha no terminó allí. Una República Soviética Bávara fue proclamada en Munich en abril; también fue aplastada por los Freikorps y el ejército.

Los comunistas alemanes se opusieron a la Constitución de Weimar, ratificada en agosto. Igual que la Constitución de EE. UU., consagró el “derecho de la propiedad privada”. Su Artículo 48 le permitió al presidente suspender todos los derechos civiles en una “emergencia”.

Pero para 1920, el PCA estaba presentando candidatos en las elecciones nacionales. Se fusionó con el PSDI en 1922. La Internacional Comunista alentó esta estrategia electoral.

El fracaso del levantamiento Espartiquista – el fracaso de la revolución bolchevique de extenderse mucho más allá de Rusia – había debilitado la confianza de los comunistas en las masas. Ebert y los socialistas no habían aplastado el comunismo. Lo habían cooptado con la democracia burguesa.

Lecciones de la Revolución Alemana

Algunos dicen que el levantamiento fue un error. No estamos de acuerdo. Las condiciones externas para la revolución comunista estaban presentes. La Revolución Rusa estaba en progreso. La clase dominante alemana estaba en crisis. Las masas estaban en movimiento. El PCA tenía una base masiva, aunque, como se vio después, no era lo suficientemente masiva. Con demasiada frecuencia, los partidos comunistas se han detenido en momentos críticos, y han perdido su oportunidad. Pero, habiendo llamado para la revolución, el PCA debió haber tratado de liderar una verdadera lucha por el poder.

Mirando hacia atrás un siglo después, vemos que el PCA debió haber movilizado a las masas directamente para el comunismo, no solo para la “revolución obrera”. Nadie en aquel entonces vio esa posibilidad. El “comunismo de guerra” ruso fue una medida de emergencia temporal, no una movilización masiva para construir una sociedad comunista. No terminó con el sistema salarial.

Un gran error que cometieron los comunistas alemanes fue retroceder a una estrategia política electoral.

Cuando la Revolución Rusa de 1905 fue aplastada, los comunistas se reagruparon y se organizaron clandestinamente para la revolución. Por el contrario, los comunistas alemanes en 1919 tomaron el cebo del gobierno de Weimar y decidieron convertirse en un partido legal. Y cuando Hitler invocó el Artículo 48 en 1933, no estaban preparados para derrotar al fascismo con la revolución comunista.

Jamás volvamos a cometer ese error.

Primera página de esta edición

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail