Obreros de Boeing Luchan Contra el Racismo y la Xenofobia

La Lucha Comunista Prepara Grupos Para Enfrentar a los “Pequeños Hitlers” y Expandir la Lucha

SEATTLE (EE. UU.), 27 de octubre: La fábrica de Boeing vio acaloradas discusiones el viernes pasado sobre que deberíamos hacer con respecto a la caravana de refugiados que se dirige a EE.UU. desde América Central.

El discurso fascista y antiinmigrante de Trump envalentonó a unos pocos racistas en la planta. Donde el PCOI había construido una base basada en las defensas anteriores de soluciones comunistas, grupos de obreros los callaron. El conflicto se volvió personal, haciéndoles el día un infierno viviente para los racistas.

Por ejemplo, un traidor de clase en un área fue apodado “pequeño Hitler”. Un amigo del partido informó que él, y aquellos con quienes había estado discutiendo las ideas comunistas, “callaron al extremista derechista”. Lo aislaron.

Entre algunas cuadrillas, la actitud de “vivir y dejar vivir” ha sido desafiada por la lucha de principios. Estas batallas colectivas marcaron la pauta para la próxima semana.

La discusión del lunes siguiente comenzó cuando un tornero inmigrante se lamentó: “Esto [ataques fascistas contra inmigrantes] nunca termina”. Bajo el capitalismo, esto es cierto. Incluso un organizador que tiene una larga historia de hacer campaña para elegir candidatos del Partido Demócrata elegidos estuvo de acuerdo. “Los demócratas también buscan enfrentar trabajadores nativos contra inmigrantes y refugiados. Esquivan este problema”.

Hicimos circular el volante del mitin que tuvo el Partido en Los Ángeles (ver página 2). Los compañeros de trabajo fueron inmediatamente impresionados por el párrafo sobre la solidaridad obrera. “La gente los espera [a los de la caravana] en el camino con agua, comida, ropa, incluso música y aplausos”.

Millones en todo el mundo han dado la bienvenida a las caravanas de refugiados como esta, desafiando sus gobiernos capitalistas. Entre millones más, hay un deseo profundo de apoyar y ayudar a sus hermanos/as de clase. Este deseo solo puede cumplirse bajo el comunismo.

Fronteras y naciones confrontan a los obreros entre sí. De hecho, tenemos más en común con los obreros huyendo de Centroamérica que con el jefe de Boeing.

Sólo el comunismo puede eliminar las fronteras. La producción comunista será colectiva: de cada cual según su capacidad y compromiso, a cada cual según su necesidad. La producción colectiva comunista elimina ganancias, salarios y fronteras y la competencia por los empleos.

Inmediatamente después de liberar cualquier área del yugo capitalista, daremos la bienvenida a cualquier trabajador que huya de los horrores infligidos por los patrones. Estos obreros se integrarán rápidamente a los colectivos de producción. Daremos la bienvenida a los brazos que vengan a ayudarnos.

Estos colectivos no solo producirán las necesidades materiales, sino también comunistas. Los pocos saboteadores que los capitalistas podrían intentar infiltrar pronto serian desenmascarados por estos colectivos. La mayoría de inmigrantes liberados probablemente optarían por difundir el comunismo en todo el mundo.

“¡Colectividad! ¡Esa es mi palabra favorita! ”Exclamó otro tornero durante esta discusión, viendo el camino a seguir.

La revolución comunista eliminará la base material para las fronteras y las naciones y cómo estas dividen a la clase obrera. Tendremos la libertad de continuar la lucha ideológica y práctica para construir un mundo comunista en el que todos los trabajadores serán bienvenidos en todas partes.

Semanas como estas ayudan a preparar a compañeros y amigos para poner el comunismo en primer plano sin importar como comience la discusión. Solo en los últimos meses, todo, desde la falta de agua durante agosto hasta la separación de las familias en la frontera, propició debates sobre nuestro futuro comunista.

Esta vez algunos grupos se lanzaron a la ofensiva contra elementos fascistas. Además, los miembros del Partido y los amigos cercanos se volvieron más audaces, ampliando la lucha a obreros con los cuales no habíamos discutido estos temas.

Los siguientes pasos giran en torno a cómo podemos llevar esta lucha a las escuelas, eventos sociales colectivos y mítines. La mejor manera de respaldar a los valientes trabajadores en la caravana es movilizar para el comunismo en donde trabajamos o vamos a la escuela. No importa cuáles sean las tácticas, desarrollar y reclutar organizadores comunistas debe ser nuestra prioridad.

Primera página de esta edición

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail