Setenta y dos horas en los Estados Unidos y en el mundo

Construir un Nuevo Ejército Rojo para Derrotar al Fascismo con la Revolución Comunista

Pittsburgh, EE.UU., Manifestacíon, 30 Octubre 30, 2019

25-27 de octubre— Daniel Stein, 71; Joyce Feinberg, 75; Richard Gottfried, 65; Rosa Mallinger, 97; Jerry Rabinowitz, 66; los hermanos Cecil Rosenthal, 59, y David Rosenthal 54; esposo y esposa Bernice Simon, 84 y Sylvan Simon, 86; Melvin Wax, 88; e Irving Younger, de 69 años, asesinado en una sinagoga de Pittsburgh por un hombre armado que gritó “¡Todos los judíos deben morir!” Este nazi estaba particularmente indignado por el apoyo de los judíos a la caravana de refugiados de América Central.

Maurice Stallard, de 69 años, y Vickie Jones, de 67 años, fueron asesinados a tiros en el estacionamiento de un supermercado de Kentucky por un asesino racista después de que no pudo entrar a una iglesia negra con sus armas.

Mientras tanto, un partidario rabioso de Trump en Florida envió al menos 14 bombas de tubo a famosos críticos de Trump.

Estos no son solo “crímenes de odio” cometidos por personas intolerantes. Son ataques fascistas incitados por Trump, el autoproclamado “nacionalista” en la Casa Blanca que piensa en la aplicación de la ley como su milicia personal.

Pero no es solo Trump y no es solo en los Estados Unidos.

Durante las mismas setenta y dos horas:

Muhammad Khaled ‘Abd al-Nabi, 27; Ahmed Said Abu Libdah, de 22 años; Aish Sha’ath, 23; Naser Abu Thayem, de 22 años; Mujahed Ziyad ‘Akel, 23; y Yahya Badr al-Hasnat, de 37 años, recibieron disparos de soldados israelíes mientras protestaban por las condiciones mortales en la prisión al aire libre que es Gaza.

Activistas rurales Angeliffa Arsenal, 47; Rommel Bantigue, 41; Paterno Baroy, 48; Marcelina Dumaguit; René Laurencio Sr .; Morena Mendoza, 48; Eglicerio Villegas, 36; Se descubrió que Marchtel Sumicad, de 17 años, y Joemarie Ughayon Jr., de 16 años fueron masacrados por una milicia privada asociada con las Fuerzas Armadas de Duterte en las Armadas de Duterte en las Filipinas.

Al menos 19 civiles yemeníes murieron en un ataque aéreo saudí en un mercado de verduras en Hodeidah, mientras que 8 millones corren el riesgo de morir de hambre.

En Brasil, los partidarios del abiertamente fascista Jain Bolsonaro (ahora presidente electo) atacaron a docenas de sus oponentes en los barrios de las ciudades y en las zonas rurales, principalmente contra activistas negros e indígenas.

Extendemos nuestra la solidaridad a estas y todas las demás víctimas de la violencia fascista en todas partes, y a los miembros de nuestra familia de clase trabajadora que está luchando. Hacemos eco de las palabras del legendario activista laboral estadounidense Joe Hill: “¡No te lamentes, organiza!”

Organiza… pero no para votaciones o vigilias de paz. Organiza para el comunismo. La propagación del fascismo en todo el mundo, desde India hasta Brasil, desde Hungría hasta los Estados Unidos, desde Arabia Saudita hasta Filipinas, es la expresión política de la crisis mundial del capitalismo.

Las clases dominantes en todas partes necesitan racismo extremo, sexismo y sectarismo religioso para dividir y distraer a las masas empobrecidas. Necesitan un nacionalismo intensificado para ganarnos a pelear en las guerras sangrientas de los imperialistas y todos los capitalistas.

En los Estados Unidos, tanto políticos demócratas como republicanos han liberado a la policía racista para aterrorizar a los vecindarios negros. Tanto los demócratas como los republicanos han intensificado el control de las fronteras y las deportaciones. Tanto los demócratas como los republicanos han vendido armas y financiado ventas de armas a Israel, Arabia Saudita y más.

No podemos confiar en ninguno de estos políticos capitalistas, su policía o su ejército para protegernos de los nazis, KKK, Muchachos Orgullosos o cualquier otra escoria racista asesina.

No podemos confiar en el pacifismo o las oraciones.

Necesitamos construir un nuevo Ejército Rojo, liderado por trabajadores industriales comunistas, soldados y jóvenes. Necesitamos construir el Partido Comunista Obrero Internacional para movilizarnos hacia la revolución comunista, la única forma de derrotar al fascismo y la guerra imperialista.

Primera página de esta edición

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail