Pelea Canina Aeroespacial Muestra Necesidad de Organizadores Comunistas

SAO JOSE DOS CAMPOS, BRASIL – Miles de obreros tuvieron un mitin frente a la planta principal de aviones Embraer en Brasil.

“Los patrones están planeando despidos. Van a eliminar el seguro de salud y las pensiones. Ahora están tratando de [crear una asociación dirigida por Boeing para producir nuevos jets regionales] “, dijo Enrique, un viejo amigo y lector de Bandera Roja.

Los capitalistas de Airbus (quienes controlaran la mayoría de acciones) se están asociando con el gobierno canadiense y su Compañía Aeroespacial Bombardier para producir un avión regional que competirá con Boeing y China. Planean trasladar parte de su producción a Alabama.

Boeing está tratando de hacer lo mismo en Brasil: asociarse con el gobierno brasileño y su Compañía Aerospacial Embraer para producir un avión de pasajeros regional de bajo costo que compita contra Airbus y China – aquí Boeing controlará la mayoría de acciones.

Los obreros de Boeing también conocen este jueguito.

“Los obreros de Airbus están airados como nosotros. Airbus está enviando trabajo a áreas de bajos salarios como Alabama en los EE.UU. [donde Airbus está planeando un segundo centro de producción para el jet regional competidor Bombardier]. Boeing está haciendo lo mismo en Carolina del Sur y en Brasil si se sale con la suya “, dijo otro amigo de hace mucho tiempo en una planta de Boeing en el área de Seattle.

“Queremos una solución real” es la demanda de cientos de miles de obreros aeroespaciales de todo el mundo. Solo el comunismo puede proporcionarla.

Los sindicatos son impotentes frente a esta lucha encarnizada por mano de obra barata. Muchos líderes sindicales, como el ex presidente brasileño Lula, una vez un obrero metalúrgico en Embraer, terminan pasando su tiempo con “banqueros y ejecutivos [corporativos] ricos”, como lo expresó Enrique. No hay otro camino abierto para estos líderes sindicales si quieren mantener su propio poder.

Eso no sucederá en el comunismo porque no habrá bancos ni banqueros, y mucho menos corporaciones y ejecutivos. … O para el caso, sindicatos inútiles.

En el comunismo, donde trabajemos, no importará. Trabajaremos para nuestra clase, no para esta o esa empresa. No habrá maniobras corporativas para obtener ventajas competitivas porque no habrá corporaciones.

No será necesario ocultar avances técnicos detrás de muros construidos por leyes de la propiedad privada. Los avances de producción servirán a nuestro bien colectivo, no para que los capitalistas se lucren. Compartiremos las innovaciones donde sea que las necesitemos.

No habrá peleas encarnizadas para obtener la obra de mano mas barata posible, lo cual conduce a guerras y guerras mundiales. Eliminaremos los salarios por completo.

Todos contribuiremos de acuerdo a nuestras habilidades y dedicación. Y haremos un esfuerzo especial para utilizar los aviones que produciremos para trasladar obreros y construir la solidaridad comunista donde podamos.

Por el otro lado, lo que hagamos importará mucho. Nuestro trabajo colectivo debe proveerles lo mejor posible a las masas. Los trabajadores en el sector aeroespacial (y los trabajadores industriales en general) jugarán un papel crucial en decidir que necesitamos en cualquier momento dado.

A veces, necesitaremos aviones militares para luchar contra los inevitables ataques de los capitalistas restantes. Eventualmente podremos concentrarnos en proporcionarles transporte gratuito a todos en todo el mundo. Vivir y trabajar con trabajadores de todas partes del mundo ayudará a romper los prejuicios nacionalistas y racistas heredados del viejo sistema capitalista.

El lucro no determinará más qué producir. El ejército que necesitan los capitalistas para defender al imperialismo y subyugar a sectores de la clase trabajadora ya no desempeñará ningún papel en la toma de decisiones.

La lucha por la producción comunista, que incluye decidir colectivamente qué necesita nuestra sociedad, creará millones de organizadores industriales comunistas. La mayoría de nosotros obtendrá experiencia trabajando en la industria.

La batalla para poner nuestras necesidades colectivas por encima de todo producirá más que solo los mejores bienes materiales. También reformará a la sociedad y a nosotros mismos. El comunismo tendrá éxito cuando el Partido lidere a las masas para participar en esta lucha.

Comenzamos ahora conectando a los trabajadores aeroespaciales, amigos y familias que simpatizan con el comunismo alrededor del mundo. Comparamos y probamos nuestras estrategias para la movilización comunista en Bandera Roja. Estamos planeando, para ampliar nuestra base, tener conferencias industriales regionales del PCOI en el otoño.

Las relaciones comunistas de producción producen organizadores comunistas por encima de todo. Desarrollar tales organizadores es nuestra principal responsabilidad ahora y en el futuro.

Primera página de esta edición

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail