Raza y Género: Ideas Peligrosas Heredadas de las Sociedades de Clases

El Comunismo Ve Camaradas, No Categorías

No hace mucho, muchos científicos enseñaban que la “raza” era una categoría biológica fija. Los racistas – incluidos algunos científicos – mintieron que la segregación y la superexplotación eran resultados “naturales” de supuestas diferencias biológicas.

Ahora sabemos mejor. Si bien la genética afecta muchos rasgos físicos, no existe una forma biológica de clasificar a los humanos en cinco, tres, o en cualquier cantidad de “razas” distintas. El racismo de la sociedad de clases – especialmente la esclavitud capitalista en EE. UU. – creó “razas”. Cuando la sociedad de clases sea destruida por la revolución comunista, terminaremos con el racismo. Eventualmente, incluso la idea de “raza” desaparecerá,

Casi lo mismo es cierto del sexo y género.

Con pocas excepciones, los roles de género provienen del sexismo de la sociedad de clases, no de las diferencias biológicas innatas. Incluso la división binaria de la humanidad entre “hombres” y “mujeres” es una construcción social igual que “raza”.

Los gobernantes de las sociedades de clases necesitan dividir a las masas que explotan y oprimen. Necesitan hacer que su dominación cruel y egoísta parezca “natural”. Al principio, la religión era la excusa principal, y aún sirve para ese propósito. Pero en la era capitalista, la ciencia distorsionada de los gobernantes se convirtió en la nueva razón para el sexismo al igual que para el racismo.

Los comunistas luchan por una sociedad sin clases donde nadie explotará a nadie. Trabajaremos voluntaria y colectivamente para satisfacer las necesidades de todos sin ganancias, dinero o trueque. Para ganar y construir el comunismo necesitamos destruir el racismo, sexismo, fronteras y cada “ismo” que los gobernantes usan para dividirnos.

El comunismo significa “de cada cual según su capacidad y compromiso, a cada cual según su necesidad”. La sociedad comunista valorará a cada persona como un camarada distinto dentro de una gran red social interconectada. No pensaremos en nosotros mismos o en los demás en términos de “cajas” como razas o géneros.

¡Eso no significa descartar la ciencia! Por el contrario, muchos más de nosotros haremos y entenderemos mucha más, y mejor, ciencia.

El Género y la Biología

¿Cómo difieren biológicamente los humanos varones y hembras? No mucho. Son “noticias falsas” que la biología hace “Hombres de Marte, Mujeres de Venus”.

Las diferencias de género no provienen de una anatomía diferente. No están en los genes que son nuestra herencia biológica. No están en las hormonas que recorren nuestros cuerpos. (Ver recuadro)

Casi todas las diferencias psicológicas y sociales que vemos (o creemos que vemos) entre hombres y mujeres provienen de cómo el capitalismo nos trata de manera diferente. Y de las formas sexistas que el capitalismo nos enseña a vernos y tratarnos a nosotros mismos.

Género y Cultura

Varias culturas precapitalistas identificaron más de dos géneros. Un tercer género es reconocido por los zapotecos en Oaxaca (muxes) y por hindúes y musulmanes en la India (hijras). Warias es un tercer género en Indonesia, ahora estigmatizado por los gobernantes musulmanes. Los misioneros cristianos en Hawai reprimieron a los indígenas Mahus. Más de 150 grupos indígenas entre los nativos norteamericanos tradicionalmente reconocieron y veneraron a un tercer género llamado “gente de dos espíritus”.

El pueblo Buginese de Sulawesi (Indonesia) reconoce cuatro géneros y una quinta categoría para las personas que pertenecen a los cuatro. El judaísmo clásico tenía seis géneros.

Los grupos de los derechos humanos ahora están presionando mucho, a nivel internacional, por los derechos de las personas transgénero. Pero nunca cuestionan cómo el sexismo de la sociedad de clases da forma al sentido individual de ser “realmente masculino” o “realmente femenino”. El movimiento “genderqueer” rechaza el “binario de género” masculino/femenino, pero generalmente no la sociedad capitalista que lo perpetúa.

Una vez que el comunismo destruya la base material del sexismo, podremos ganar la batalla para terminar con todas las discriminaciones y divisiones basadas en el género o el género percibido. A partir de ahora, nos movilizamos por el comunismo en base a una apreciación de las contribuciones de todos y de las necesidades de todos, y en una lucha activa contra el sexismo en todas sus formas.

El Género y La Biología

¿Cómo se determina el sexo de una persona? Usualmente por su anatomía (externa e interna) o por sus genes.

El gen es la unidad básica de herencia. Cada gen es un tramo del ADN químico, que se encuentra en las estructuras llamadas cromosomas en cada célula. Heredamos una copia de cada gen de cada padre.

Los genes ayudan a determinar nuestros rasgos físicos codificando la producción de proteínas específicas. Los científicos todavía están descifrando por qué un gen desencadena la producción de una proteína en una célula, pero no en otra.

La mayoría de los humanos tiene 23 pares de cromosomas en cada célula. Un par se llama “cromosomas sexuales” y los otros 22 se llaman “autosomas”. Aquí nos interesan principalmente los “cromosomas sexuales”. El más grande se llama “X” y el más pequeño es “Y”.

Alrededor del 45% de todas las personas tienen dos cromosomas X y son anatómicamente femeninas. Tienen ovarios, úteros y otros órganos femeninos. Otro 45% tiene un cromosoma X y un cromosoma Y y son anatómicamente masculinos.

Eso deja alrededor del 10% de todas las personas que no encajan perfectamente en las categorías genéticas de género masculino / femenino. ¡Eso es bastante! Es más que el porcentaje de personas no pertenecientes a la etnia Han en China o el porcentaje de “personas de color” en Sudáfrica. Es el doble del porcentaje de asiáticos en los Estados Unidos.

Hay mucha variación entre ese 10%. Aproximadamente uno de cada 500 varones nacidos es “XXY”. Otros son XXXY, XXXXY, XXYY o XXXYY. Casi todos tienen genitales masculinos, pero muchos tienen características sexuales secundarias (como el tipo de cuerpo o los patrones del vello corporal) que no son típicamente masculinos.

Algunas personas que se presentan como hembras tienen tres, cuatro o incluso cinco cromosomas X, o solo uno. Ellos, también, a menudo difieren de las mujeres “típicas”. Los casos más desconcertantes son los recién nacidos con anatomía masculina, pero cromosomas XX.

Algunas personas son “mosaicos”. Sus células tienen diferentes conjuntos de cromosomas “sexuales”. Algunos de estos son técnicamente intersexuales. Quizás el 2% de todos los bebés tienen genitales externos ambiguos.

Pero el compromiso del capitalismo avanzado con el “binario de género” exige que todos sean etiquetados como “masculinos” o “femeninos”. Por lo general, un médico decide el sexo “real” del bebé y realiza una “cirugía correctiva”.

¿Qué de las hormonas Masculinas y Femeninas?

Las hormonas son mensajeros químicos que se crean en las glándulas endocrinas, reguladas por genes. Son indispensables para la mayoría de las principales funciones corporales, incluida la reproducción.

Los ovarios de las mujeres secretan las hormonas estrógeno, testosterona y progesterona. Los testículos de los hombres producen testosterona. Otras glándulas endocrinas también secretan hormonas que están involucradas en el libido, o “deseo sexual”.

Debido al pensamiento binario de género, la testosterona se denomina “hormona masculina”, aunque las mujeres también la producen. El estrógeno y la progesterona se llaman “hormonas femeninas” a pesar de que los hombres también las producen. Todos necesitan todas estas hormonas para mantenerse saludables.

La biología es real. Pero no justifica el pensamiento binario de género. Y no es el destino.

Primera página de esta edición

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail