India: La Revolución Comunista Acabará con la Base de la Brutal Opresión Racista

1 de abril: Masas Enojadas Detienen Trenes Durante Bharat Bandh

3 de abril — Durante siglos, los Dalits en la India han sido víctimas cotidianas de la violencia física, el asesinato, la violación y la quema de sus exiguas viviendas. Los gobernantes capitalistas en India se dieron cuenta de que esta horrible violencia anti-Dalit puede dar lugar a un movimiento revolucionario masivo. En 1989 aprobaron una ley simbólica, la Ley de Prevención de Atrocidades SC/ST, que le facilitó que una víctima Dalit presentara cargos contra un perpetrador anti-Dalit.

En un sistema plagado de racismo anti-Dalit, esta ley era una broma cruel y casi nunca fue enforzada. La realidad es que los crímenes contra los Dalits han aumentado, mientras que las tasas de condenas prácticamente se han reducido a la mitad.

El 21 de marzo de 2018, el Tribunal Supremo de la India, aun con pruebas de lo contrario, falló que los dalits abusaron de esta ley y que ésta injustamente victimizó a la policía, a los servidores públicos y los empleadores. Este fallo hace prácticamente imposible que los Dalits presenten denuncias contra los perpetradores. También permite la fianza preventiva que deja a las víctimas abiertas a más violencia brutal.

El Tribunal Supremo de la India pudo aprobar este fallo con la aprobación tácita del gobernante, fascista, nacionalista hindú BJP. Esto no debe sorprender a la clase trabajadora internacional.

 El racismo en Europa y EE. UU., la xenofobia en África, la opresión fascista en Cisjordania y Gaza y los pogromos anti-Dalit y antimusulmanes en India no pueden pelearse en los tribunales capitalistas. Necesitamos una revolución comunista para destruir las bases materiales que hacen tal brutal opresión posible.

Decenas de miles de agricultores que encabezaron una marcha de 200 Km. que culminó en Mumbai, a principios del mes pasado, inspiraron a la clase trabajadora. Tan pronto como el Tribunal Supremo aprobó su fallo, las masas estaban decididas a expresar su furia. Más de 150 organizaciones reformistas de los dalia pidieron la huelga general (Bharat Banda) en India. Entendieron que ninguna otra acción conduciría a la radicalización de la juventud. El 1 de abril no fue una broma, iba a ser Bharat Bandh.

Decenas de miles de jóvenes en la mayoría de los estados del norte de la India se armaron con palos, piedras y bombas de gasolina anticipándose a la violencia estatal. Las estaciones de policía, los trenes, el transporte público y los tribunales de distrito ardieron, ya que en muchos casos la policía fue superada en número. La policía no pudo contener la creciente violencia. El ejército fue desplegado en varios lugares. Mientras escribimos esto, al menos 12 personas han muerto, miles han resultado heridas y miles han sido encarceladas.

El Partido Comunista Obrero Internacional (PCOI) ha comenzado una lucha ideológica para mostrar a las masas que solo el comunismo puede erradicar los horrores de la opresión de los Dalit. Los capitalistas y sus instituciones difundieron implacablemente la mentira de que, debido a que el sistema de castas que creó a los Dalits tiene miles de años, continuará incluso bajo el comunismo. Quieren que las masas se rindan y acepten el capitalismo.

El sistema de castas hindú se originó en la India antigua. La división hereditaria del trabajo fue asignada con violencia y justificada por una fe no científica en la religión hindú. Sin embargo, la historia está llena de rebeliones masivas de Dalit que han estallado casi cada siglo durante los últimos 3000 años.

El capitalismo explota cualquier diferencia superficial en la clase trabajadora para crear divisiones racistas para maximizar sus ganancias. El racismo moderno anti-Dalit divide a la clase trabajadora y hace posible que los patrones obtengan grandes ganancias. Este sistema ha creado millones de jóvenes dalia que no tienen un trabajo significativo bajo el capitalismo.

El PCOI está construyendo un movimiento revolucionario para construir una sociedad comunista. A medida que ganemos a las masas para un futuro comunista, uniendo Dalits y no Dalits, comenzaremos a derribar la opresión de los dalia de siglos de antigüedad. Nuestro objetivo es eliminar el Estado capitalista y su poder.

En este proceso revolucionario destruiremos los tribunales de los capitalistas, su policía y ganaremos al comunismo a la clase obrera industrial y a los soldados. La mayoría de los capitalistas, sus políticos e ideólogos como los jueces fascistas serán eliminados. El comunismo no tendrá una cultura racista y sexista. Todas las formas de misoginia serán eliminadas.

La revolución comunista destruirá violentamente tribunales, policías y politiqueros y eso hará posible crear una sociedad comunista sin dinero. El racismo que persiste obstinadamente bajo el capitalismo colapsará bajo el poder comunista de las masas.

A diferencia del capitalismo, donde miles de millones quedan sin trabajo, el comunismo tendrá algo para todos. Una nueva cultura comunista, música, lenguaje, educará e inspirará a las masas a compartir todo.

Los residuos de los capitalistas harán todo lo posible para revivir las ideologías inhumanas. Las masas armadas con ideología y armas comunistas tratarán violentamente con ellos. La lucha por producir de acuerdo con la habilidad y dedicación alentará a las masas a producir para la necesidad de todos.

Acontecimientos recientes como la marcha de los agricultores y Bharat Bandh han demostrado que las masas están en movimiento. Estamos transformando este movimiento de masas en una lucha por el comunismo invitando a todos a ingresar al PCOI.

Primera página de esta edición

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail