No Luches por la Nacionalización de la Tierra

Lucha por Acabar con la Propiedad Privada

Falta casi un año para las próximas elecciones y los partidos políticos comienzan a hacer campaña para ganar apoyo. El único tema popular es la cuestión de la tierra. Hace más de un siglo, cuando los colonos europeos, dirigidos por Jan van Riebeck, llegaron a Sudáfrica, implementaron una de las técnicas de división bien conocidas (divide y vencerás). Dividieron a la clase trabajadora usando el racismo. Se las arreglaron para dividir a los blancos contra los negros. Esto luego dio como resultado el Apartheid, que duró muchos años.

Los blancos sacaron a los negros de su tierra. Esta fue una de las cosas contra las que la clase obrera luchó durante el Apartheid. El año 1994 marca el comienzo de la llamada libertad y el fin del Apartheid. El partido gobernante (Congreso Nacional Africano, CNA) abordó la cuestión de la tierra implementando una política de “comprador dispuesto, vendedor dispuesto”. Esto resultó en que muchos propietarios rechazaran vender sus tierras porque el precio ofrecido estaba por debajo del valor de mercado. Esto ha hecho más lento el proceso de redistribución de la tierra.

Muchos partidos políticos se formaron después de 1994. Uno de ellos es conocido como los Luchadores Para la Libertad Económica (EFF) liderado por Julius Malema, quien era el líder juvenil del partido gobernante (CNA). Ha llamado la atención de las masas planteando la cuestión de la tierra. Quiere la expropiación de la tierra sin compensación. Dicen: “La tierra fue tomada mediante el genocidio. Por lo tanto, no podemos compensar a los delincuentes”.

El partido gobernante estaba en contra de esto. Sin embargo, ahora, con su recién elegido presidente Cyril Ramaphosa, y con el declive del apoyo que los llevó a perder las elecciones en áreas metropolitanas claves, ahora dicen que lo apoyan plenamente. Quieren enmendar la constitución para permitir tales actos. Quieren nacionalizar las minas, los bancos y otros sectores estratégicos de la economía.

Lo que la clase obrera debe entender es que el presidente recién elegido es financiado por los imperialistas de Europa y EEUU. De hecho, los políticos son solo agentes de los capitalistas y solo están implementando lo que se les dice. Este no es un sirviente traicionando a su amo. Se puede ver como el oeste está tratando de eliminar la competencia porque ahora ellos son los que están dando órdenes al partido gobernante. Antes de la conferencia electiva de diciembre, el CNA se inclinaba más hacia los rusos y los chinos.

La redistribución de la tierra es para que el gobierno monopolice el mercado de estos sectores. Mientras la propiedad esté bajo el gobierno, la clase trabajadora tendrá que alquilar la tierra con el dinero que han pedido prestado al banco, que también será propiedad del gobierno.

Bajo el comunismo no habrá propiedad privada. La tierra será propiedad de la clase trabajadora para producir para las necesidades del colectivo. La propiedad privada de la tierra crea hambre masiva y desnutrición. El comunismo es lo opuesto. El trabajo colectivo de las masas no solo producirá alimentos para llenar nuestras necesidades, sino que garantizará alimentos saludables sin plaguicidas que causen cáncer y productos químicos nocivos. Produciremos lo que necesitamos en armonía con la naturaleza, en lugar de destruir la naturaleza como sucede en el capitalismo.

Estamos llevando el mensaje de construir nuestro partido a las masas mediante la distribución de nuestra literatura y el reclutamiento de nuevos miembros para ayudar a construir para el Primero de Mayo.

Primera página de esta edición

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail